Una acción que sin lugar a dudas es un ejemplo para la sociedad ocurrió en Sonora, cuando un pequeño llevaba un yogurt y unos huevos para dárselos a un compañero del kínder que no tenía que comer durante el recreo.

Esto se descubrió luego de que la hermana mayor del niño al momento de subir la mochila de su hermano al automóvil para trasladarse a la escuela noto que estaba un poco pesada por lo que la abrió y descubrió los alimentos.

El pequeñín al ver a su hermana le comentó que era para un compañero que nunca llevaba nada para almorzar cuando tenían recreo.

Esta noticia rápidamente se viralizó por las redes sociales y miles de personas la han compartido