¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que significa los adornos que le pones a tu arbolito para recibir la Navidad? ¿

Alrededor del año 740 d.C., San Bonifacio, un evangelizador en Alemania, puso un pino que simbolizó  el amor eterno de Dios y lo adorno con manzanas, que para los cristianos representan todas las tentaciones y las velas que simbolizan la gracia divina y la luz del mundo.

La primera vez que un árbol fue decorado como nosotros lo conocemos en la actualidad fue en Alemania en el año 1605 y esto fue para ambientar las festividades en una época de un frío extremo, de ahí se expandió por todos los países europeos hasta que finalmente llegó a América después de la conquista.  

Aquí te dejamos el significado de cada adorno:

El árbol.

Puede ser natural o artificial, el color verde es símbolo de vida eterna y del amor de Dios. La forma triangular, por lo general, es una conífera de hoja perenne y representa a la Santísima Trinidad.

La estrella.

Se pone en la parte de arriba del árbol y simboliza la estrella de Belén, que guió a los Reyes Magos  y representa la fe que guía nuestra vida.

Bolitas o esferas.

Representan los dones que Dios les da a los hombres. Las rojas simbolizan las peticiones, las azules el arrepentimiento, las doradas son alabanzas y las plateadas el agradecimiento.

Listones y moños.

Simbolizan la unión de las familias y la alegría, además de la presencia de las personas a las que queremos.

Ángeles.

Son los mensajeros entre nosotros y el cielo y se encargan de protegernos.

Las luces.

Tienen un sentido muy importante porque son la representación de la luz de Jesucristo e iluminan nuestro camino en la fe.