Un reciente documental expuso a los responsables.

Han pasado 12 años desdé que el mundo fue testigo del colapso nervioso que sufrió la cantante Britney Spears, sin embargo muchos se burlaron y después comprendieron. Todo comenzó en 2007 cuando Britney pasaba por un mal momento, ella tenía 25 años, dos hijos, un divorcio en proceso y el peso de su fama.

Un nuevo documental reveló a los responsables que tenían que cuidar a la joven pero en cambio dejaron que los paparazzi captaran el momento más desagradable de la cantante. En el documental “Britney Spears: Breaking Point” se menciona que Esther Tognozzi la dueña del salón de belleza había cerrado cuando la cantante entró.

 “Tenía dos guardaespaldas, supuestamente vigilando para asegurarse de que los paparazzi no estuvieran tomando fotos y uno de ellos seguía abriendo las persianas”, explico Esther en el documental.

De acuerdo a Esther Tognozzi, los guardaespaldas aceptaron sobornos de los fotógrafos que se encontraban afuera del local para que lograran obtener imágenes del momento más trágico de Britney Spears.

Cuando Britney le dijo a Esther que la rapara, ella se negó y la cantante tomo la afeitadora para hacerlo ella misma y antes de irse le dijo a Esther: “Mi madre va a estar muy molesta”.

Después del incidente la cantante estuvo en una clínica psiquiátrica, donde fui diagnosticada con un cuadro de bipolaridad. Después fue a la casa de su ex esposo Kevin Federline para ver a sus hijos y al no tener respuesta perdió el control y tomo un paraguas para descargar su ira contra el vehículo de uno de los paparazzi que la acosaban, ese día fue memorable incluso la fotografía se hizo viral rápidamente.