Los expertos en meteorología dicen que esto es causado por un proceso extraño en el que el viento y el agua hacen rodar pequeños trozos de hielo.

Risto Mattila, un fotógrafo aficionado, encontró miles de bolas de hielo mientras paseaba con su esposa por la playa Marjaniemi en la isla Hailuoto, que se encuentra en el Golfo de Botnia entre Finlandia y Suecia.

“El huevo más grande era del tamaño de una pelota de fútbol. Fue increíble. Nunca antes había visto este fenómeno”, comentó el fotógrafo.

El especialista del Instituto Meteorológico de Finlandia, Jouni Vainio, explicó que para que se puedan formar los “huevos de hielo” se necesita una temperatura de aire determinada (por debajo de cero grados), la temperatura del agua correcta, una playa no tan  profunda,  viento y oleaje débil. Esto hace que la capa más superficial del agua empiece a congelarse y genera unos grumos de hielo.